Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

5605 Avenue de Gaspé
Montreal, QC, H2T 2A4

514-963-0621

We provide inspiring photo-reportage on girls' education around the world

Galería

Comunidades Kamoda y Lai, India | Free The Children

El proyecto busca  aumentar la tasa de asistencia y permanencia escolar de las niñas  con la construcción de una escuela ; ofrecer atención médica en un nuevo centro de salud ;  proporcionar intalaciones sanitarias adecuadas y proponer actividades que generen ingresos.

© Dominique y Maria Cabrelli

Mi nombre es Kesra Kharwad y tengo 8 años de edad. Estoy en quinto grado y asisto a la escuela primaria en Kamoda con mis hermanos. Me gusta ir a la escuela porque tengo un montón de amigos allí y me encanta jugar con ellos. Mi materia favorita es la ciencia, y me encanta hacer dibujos y colorearlos. Me gusta cantar y actuar en concursos de canto de la escuela. Quiero ser trabajadora social para ayudar a los niños en todo lo que pueda.

En un dia normal, hago lo siguiente :

6:00 :                 Me levanto, preparo el té para mi familia y ayudo a mi madre a preparar el desayuno.

6:30 :                 Me preparo para la escuela.

7:00 :                 Voy a la escuela en bicicleta.

7:00 - 12:00 :   Estoy en clase.

10:00 :               Me como el almuerzo que nos proporciona el gobierno.

12:00 - 12:30 : Juego con mis amigos.

12:30 - 3:00 :   Vuelvo a casa, ayudo a mi madre a limpiar la casa y a cuidar a mis hermanos.

3:00 - 6:00 :    Voy a ayudar a mi madre con el trabajo agrícola.

6:00 - 7:00 :    Preparo la comida familiar con mi madre.

7:00 - 9:00 :    Hago mi tarea y ayudo a mis hermanos a hacer la suya.

9:00 :                Voy a la cama.

 

Kamoda se encuentra 92 km de Udaipur en Rajasthan. Se compone de dos castas : los Bhils y los Rajputs. Los Bhils, también conocidos como los adivasis, son uno de los pueblos indígenas de la India central. El Rajputs son una casta de los guerreros superiores a los Bhils. Los miembros de esta comunidad viven por debajo del umbral de la pobreza. La comunidad cuenta con alrededor de 130 viviendas y un poco más de 800 habitantes, entre ellos 135 niños de 6 a 14 años, de los cuales 54 van a la escuela primaria. De este pequeño número, sólo el 40 % de las niñas y el 60 % de los niños irán a la escuela secundaria. La subrepresentación de las niñas en la escuela primaria y secundaria se explica, en parte, por las condiciones de vida de la comunidad, las normas sociales y tradiciones culturales : las tareas del hogar, el transporte del agua, el cuidado de hermanos y hermanas más jóvenes, el matrimonio precoz, la maternidad adolescente, etc.

Fuente : Perfil de la comunidad Free The Children, 2011-2012.

 

« Notre objectif était de faire ressortir un échange entre le spectateur et le sujet vernaculaire de nos images, de faire apparaître de la beauté là où elle n’est jamais de mise. Nous avons décidé de travailler très près de ces jeunes filles, à moins d’un mètre, une prise de vue frontale, sans artifices émotionnels, c’est le regard qui parle et le dialogue s’installe ainsi que l’émotion. Le choix d’un fort contraste et du noir et blanc s’est vite imposé face à l’intensité des sujets. » Dominique y Maria Cabrelli

 

Campo de refugiados de Kakuma, Kenia | WUSC | Windle Trust Kenya

El proyecto tiene como objetivo mejorar el nivel de éxito escolar, permitiendo a un grupo de jóvenes tomar cursos de nivelación en educación primaria. El énfasis se ha puesto en la mobilización y sensibilización de los padres y los miembros de la comunidad para que estos favorezcan la educación de las niñas.

© Arvind Eyunni

© Arvind Eyunni

Mi nombre es Leyla Ahmed Ibrahim y tengo 18 años de edad. Soy de Somalia. Asisto Bahr - El- Naam escuela primaria y estoy en el grado 8. Me gusta la escuela, mi materia favorita es ciencias. También asisto a clases de recuperación y sesiones de liderazgo. Mi objetivo es pasar el certificado de examen de Kenia Educación Primaria y entrar en la escuela secundaria en el campo. Mi sueño es volver a mi país para ayudar a mi comunidad.

Nota : En 2014 Leyla logra su objetivo y obtuvo su certificado. Ella recibió una beca para asistir a la escuela secundaria Eluuya Friends Girls Secondary School, una escuela secundaria nacional en Kenia fuera del campamento.

Mi día :

4:00 :                Me levanto y hago una oración.

5:00 - 6:00  :  Voy a buscar agua para el desayuno y ayudo a mi hermano a prepararse para la escuela.

6:00 - 7:00  :  Hago mis tareas.

7:00 - 8:00  :  Camino hasta la escuela.

8:00 - 4:00 :   Estoy en mis clases.

10:00 :              Me como una coada de avena proporcionada por el Programa Mundial de Alimentos.

1:00 :                Almuerzo con pan y leche proporcionada por Windle Trust Kenya.

4:00 :                De vuelta a casa, voy a buscar leña, limpio la casa y lavo la ropa.

5:00 - 7:00 :   Repasar mis notas de clase con un amigo que vive cerca.

7:00 - 8:00 :   Preparo la comida de mi familia.

8:00 - 10:00 : Estudio un poco más o leo una novela.

11:00  :              Me voy a la cama.

 

El Campo de refugiados de Kakuma está situado en el noroeste de Kenia, en el distrito de Turkana, cerca de la frontera con Sudán del Sur . El campamento se estableció en 1992 como consecuencia de la llegada de refugiados de Sudán (ahora Sudán y Sudán del Sur ) pero hoy en día se compone de personas de diferentes partes de África : Sudán del Sur , Somalia , Sudán , República Democrática del Congo , Etiopía y Burundi , Ruanda, Eritrea, Zimbabwe , Uganda y Tanzania. A partir de abril de 2014, tiene una población de 151.114. Entre 100 y 500 refugiados se registran cada día. Hasta el 4º enero de 2014, había un total de 2.858 niños sin acompañamiento y 9.534 niños separados de sus padres. Alrededor del 15% de la población del campamento esta entre las edades de 0 y 4 (alrededor del 15 %). Aproximadamente el 56 % de la población está por debajo de la edad de 18 años y sólo el 1,3 % son de 60 o más.

Fuente : Informe UNHCR - Kakuma R. Camp Population 2014-04-30.


« What I had appreciated the most was the time and freedom I had to organize the shoot. What was particularly difficult was the fact that it was mid-day, probably the worst time for photography where the light is harsh and heavily contrasted. So I took my photographs in the shade and had time to converse with the girls about what they liked, what they didn’t like, their families, etc. Seeing and conversing with people led to my admiring the strength and resilience of people. » Arvind Eyunni

 

Comunidad Wuchale, Etiopía | Right To Play

El proyecto se beneficia de los valores del deporte para mejorar el ambiente escolar de los niños. El objetivo es ofrecerles actividades de aprendizaje : experimentales, periódicas y estructuradas, basadas en el juego, y que hagan hincapie en comportamientos sanos y positivos.  Asimismo, el énfasis esta orientado a la formación de los profesores : esto facilita la implementaciòn de las actividades y promueve las técnicas interactivas de aprendizaje en sus clases.

© Jean-François Lemire

© Jean-François Lemire

Mi nombre es Alemnesh Hailu. Tengo 14 años de edad. Estoy en el 7º grado en la escuela Abu Yifech, donde he estado asistiendo desde hace 7 años. Voy a clase ya sea por la mañana o por la tarde, dependiendo del horario de clases. Al principio no me gustaba la escuela , pero gracias a los deportes ahora estoy feliz de ir, porque puedo aprender y jugar al mismo tiempo. Mis materias favoritas son Inglés y amárico, la lengua de mi país. Me gusta estar con mi amigo de la escuela Yewubnesh, el es un modelo para mí. Mi sueño es llegar a ser una doctora en Addis Abeba para poder cuidar a las personas enfermas.

Mi madre se llama Emleset Gerawok . Tiene 27 años. Ella dejó la escuela primaria cuando estaba en el sexto grado, porque fue secuestrada y obligada a casarse. Durante mi gestación, su marido pidio el divorcio. Despues ella ha tenido otros tres hijos, mis hermanos medios , que hoy tienen 10 , 9 y 7 años . En casa, ella prepara "arake", una bebida local, y luego lo vende. Mi madre me apoya con mis estudios porque ella desea proporcionarme un futuro diferente. Ella espera que yo siga estudiando para que tenga las oportunidades que ella no tuvo. Al mismo tiempo, ella está preocupada por mí, porque los matrimonios forzados son comunes en nuestra comunidad. Como ella dice : “Los analfabetos no pueden hacer nada. La educación es la vida.

 

Wuchale es un distrito de la región de Oromia en Etiopía. El sustento principal del distrito es la agricultura, en particular la producción de cereales y la cría de animales. Tiene una población de 108,926 personas. Los niños menores de 18 años representan el 45 % de la población. El acceso a los servicios sociales es insuficiente y la inseguridad alimentaria es característica en la región. Aunque el 91,7 % de los niños tienen acceso a la educación, todavía hay problemas importantes relacionados con la matriculación de las niñas en la escuela.

Fuente : Perfil de la comunidad Right To Play, Julio 2014.

 

« Dans un pays où la jeune fille se lève à 5 h du matin pour aider sa mère à accomplir des tâches domestiques, où elle doit parfois marcher une heure pour se rendre à l'école, et une autre pour revenir à la maison, sans compter les heures d'études à la chandelle, vers 23 h. Dans un pays où, souvent, une adolescente devra se marier très jeune, ce projet est une occasion pour elle de retrouver sa jeunesse. Jouer et apprendre pour aspirer à une certaine autonomie. » Jean-François Lemire

 

Comunidades Kara y Dapaong, Togo | Humanidad e Inclusión

La educación inclusiva se trata de crear entornos de aprendizaje que respondan positivamente a las diferentes necesidades de las personas y abracen la diversidad natural de la humanidad. Los niños con discapacidades son naturalmente parte de esta diversidad y están presentes en todas las comunidades. Sin embargo, su participación en la educación es a menudo rara, especialmente en entornos de aprendizaje ordinarios. [Policy Paper, Inclusive Education, Handicap International, July 2012]

El proyecto busca aumentar la participación de niñas con discapacidades en las escuelas públicas existentes. Las niñas son identificadas en la comunidad, asistidas por proveedores de cuidados y de rehabilitación y acompañadas en entornos educativos existentes en donde aprenden con otros niños.

Para garantizar una educación inclusiva de calidad, se organizan formaciones y talleres de sensibilización para profesores titulares y supervisores educativos. De la misma manera, se ha establicido un sistema de profesores itinerantes específicamente entrenados en discapacidades visuales, auditivas, motoras o intelectuales para facilitar el mantenimiento y el éxito académico de los niños. Además, trabajadores comunitarios también realizan visitas de seguimiento a domicilio para niños con discapacidades graves.

© Dominique y Maria Cabrelli

© Dominique y Maria Cabrelli

Kabiratou Adam es una niña de 5 años que vive en la región de Kara en el norte de Togo. Desde septiembre de 2015, ella va a la escuela primaria pública de Kpelouwai con su hermano gemelo Kabirou. 

Su madre, Mazalo, se ocupa de la casa y de su bebé de 9 meses, Radiatou. Además de sus ocupaciones maternales y domésticas, Mazalo vende joyas en el mercado. Ella dejó de asistir a la escuela secundaria. 

Todos los días, Kabiratou va a la escuela con su amiga Fozia, quien vive en la misma aldea. Ella va en una silla de ruedas acompañada de su padre porque Kabiratou tiene una discapacidad motriz e intelectual.

Desde que fue identificada por la APHAK (Asociación de Personas con Discapacidad de Kozah), Kabiratou ha recibido equipos y rehabilitación en el Centro Regional de Equipos Ortopédicos en Kara. Una vez por semana, un oficial de APHAK va a la casa de Kabiratou para hacer ejercicios, gimnasia, como dice su padre. 

Es la vida de toda una familia la que se ha transformado. Antes, Kabiratou estaba sola en casa y llorando por ver a su hermano ir a la escuela. Acostada todo el día, sus músculos se atrofiaron. A pesar de las intervenciones en el Kara University Hospital, no había perspectivas de mejora.

Hoy Kabiratou espera ir a la escuela para aprender y divertirse con sus amigos como Fozia. Tímidamente pronuncia algunas oraciones en francés y cada día gana un poco más de autonomía. El progreso es real, en solo 3 meses.

El orgullo del padre se puede ver en sus ojos mientras Kabiratou hace sus pasos diarios con dos barras paralelas de madera colocadas en el patio de la familia. Toda la alegría emerge de su sonrisa cuando Kabiratou le dice: "Papá, ¡mírame! ". Incluso la abuela Irima está contenta por su nieta. "Ella está sana ahora". La mejora es tangible, el cambio es sostenible, el futuro es prometedor, un paso a la vez, una palabra a la vez.

 

En Togo, el 58.7% de la población vive por debajo de la línea nacional de pobreza [Informe sobre Desarrollo Humano 2014 PNUD]. El número de personas con discapacidades en el país se estima en casi 620,000, de los cuales más de 61,000 personas necesiten rehabilitación. De toda la región de África occidental, Lomé, la capital, es la única ciudad que alberga una escuela de formación para técnicos ortopédicos y patólogos en lengua francesa ENAM (École nationale des auxiliaires médicaux).

Fuente : Perfil de la comunidad Humanidad e Inclusion, 2014.

 

« Aller à la rencontre des jeunes filles que les organismes accompagnent dans leur développement était la manière la plus lumineuse, la plus humaine et la plus inspirante pour moi de mieux comprendre leur quotidien, d'envisager l'avenir et de partager leur rêve. Au fil de ces rencontres, il m'a semblé toucher à l’essence même de la personne, sa dignité. Leur dignité mais également la nôtre. Une dignité qui s'exprime à travers la capacité des communautés à prendre des décisions qui auront un impact positif. Mais aussi notre dignité à défendre le droit à l'éducation sans lequel aucun des droits humains fondamentaux ne peut être exercé. » Manuela Clément-Frencia

 

COMUNIDAD LERIBE, LESOTHO | HELP LESOTHO

El programa busca ayudar a niños y a jóvenes a alcanzar su potencial con estrategias de equidad de género y en un contexto de tratamiento del VIH/SIDA en Lesoto. Más específicamente, el Child Sponsorship Program (CSP) proporciona el apoyo financiero y psicosocial necesario para que los niños vulnerables terminen la escuela secundaria.

© Dominique y Maria Cabrelli

© Dominique y Maria Cabrelli

Nthabiseng Thuela es una niña de 14 años que estudia en la preparatoria Molapo, en la provincia Leribe de Lesoto. Este es su primer año de Secundaria I en esta nueva escuela.

Nthabiseng está feliz de aprender matemáticas e inglés y de asistir a la escuela y a actividades extracurriculares como cantar. A veces tiene dificultades en algunas asignaturas, pero duplica su esfuerzo para tener éxito porque su sueño es convertirse en maestra. Toda su energía está dedicada a sus estudios y a sus largos días de trabajo. De hecho, su agenda comienza a las 4am y termina a las 9pm.

4:00 : Se despierta, se limpia y se prepara. Casi nunca desayuna porque no hay nada para comer.

5:00 : Toma el autobús para ir a la escuela. La distancia y las condiciones de la carretera hacen que el trayecto sea de 1 hora y 30 minutos.

6:30 : Llega a la escuela y encuentra a su amiga Karabo, que estudia con ella.

7:00 : Comienza con la lectura y la tarea.

8:00 : Asiste a tres clases de aproximadamente 40 minutos cada una: matemáticas, inglés o cualquier otra asignatura.

10:30 : Toma un descanso y come algo si trae un bocadillo o dinero para comprarles comida a los vendedores ambulantes cerca de la escuela.

11:00 : Asiste a otras dos clases de aproximadamente 80 minutos cada una.

1:30 : Come; la mayoría de veces es su primera comida del día. La comida proporcionada por la escuela consiste en puré de maíz, llamado papa en sesotho, y repollo cocido.

2:00 : Asiste a otra clase de aproximadamente 80 minutos.

3:30 : Sigue estudiando después de las clases.

4:30 : Se va de la escuela y toma el autobús a casa.

6:00 : Una vez en casa, participa en las tareas del hogar. Se necesita más de una hora para obtener el agua que se utilizará para preparar la comida hecha invariablemente de maíz y verduras cocidas. Después de la cena, estudia de nuevo y se prepara para acostarse.

9:00 : Se va a la cama.

La trayectoria escolar de Nthabiseng es ejemplar. Además de su determinación de tener éxito en sus estudios, Nthabiseng puede contar con la amistad de su compañero de clase Karabo, que la escucha y apoya. También puede contar con su abuela Mabasiea quien, cabeza de familia de tres hijos, una nuera y cinco nietos que viven bajo el mismo techo, la alienta a realizar su sueño. Mabasiea, que dejó la escuela primaria, quiere otro futuro para su nieta. Ella quiere que sea independiente, que se gane la vida y compre un automóvil para poder llevarla al hospital para un seguimiento médico.

 

El mayor desafío de salud de Lesoto sigue siendo su alta prevalencia de VIH/SIDA y de tuberculosis. La tasa de prevalencia del VIH en Lesoto es del 25% en la población adulta (15-49 años), la segunda más alta del mundo. La incidencia de tuberculosis se sitúa en 724 casos por cada 100.000 habitantes, según el informe Global TB de 2017, el segundo más alto a nivel mundial. Si bien los altos costos de salud contribuyen a la reducción del espacio fiscal, las altas tasas de VIH/SIDA y tuberculosis contribuyen a que la alta desigualdad y la pobreza persistan en Lesoto.

 Fuente : Perfil de la comunidad Help Lesotho, 2018 / Informe del Banco Mundial, 2018.